Control de la presión intraocular (PIO) y Examen del Campo Visual

hvfa

El aumento de presión intraocular (PIO) puede desarrollar enfermedades oculares como el glaucoma, que daña el nervio óptico y provoca pérdida del campo visual. Por eso el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano de esta patología ocular son la clave para prevenir la pérdida severa de visión.

La presión ocular se mide en milímetros de mercurio (mmHg), y tiene un intervalo de normalidad entre 12 y 21 mmHg; por lo tanto cuando la PIO es superior la persona presenta una hipertensión ocular, que es factor de riesgo para el glaucoma.

Generalmente la pérdida de visión ocurre cuando la presión ocular demasiado elevada provoca daño irreversible al nervio óptico, afectando inicialmente la periferia de nuestro campo visual, fácilmente desapercibido hasta que se haya producido una pérdida más severa.

Para descartar el riesgo de desarrollar glaucoma, es importante realizar un examen visual cada año; especialmente si tenemos antecedentes familiares que hayan tenido glaucoma o una condición de hipertensión ocular.

La campimetría es la prueba diagnóstica más importante para la valoración del campo visual y para conocer el estado del

escotoma macular (en caso de DMAE), su localización y

su extensión.

 

Un campímetro computerizado es un avanzado instrumento que presenta estímulos lumínicos de diferentes intensidades estudiando la respuesta del paciente para valorar las posibles alteraciones de su campo visual.

Esta prueba se utiliza para realizar seguimientos en el control evolutivo del glaucoma, retinosis pigmentaria, enfermedades neurofisiológicas, lesiones de la vía óptica… etc.
El perímetro computerizado Humphrey es uno de los más utilizados en la optometría clínica actual.